Fanzine

violencia

autoestima

mito romántico

amor

entrevistas

¿REALMENTE SOY UNA DRAMA QUEEN?

autoestima

Por: Pame Soltero @pame_figue

Lo vemos en la televisión, lo leemos en libros, lo escuchamos en canciones y en un sinfín de mensajes a los que estamos expuestas, sobre todo en medios y redes sociales, sin detenernos a pensar, hasta dónde esta idea tan problemática de la Drama Queen tiene repercusiones en nuestra vida diaria.


Tenemos tan enraizada esta creencia de que somos dramáticas por naturaleza que cuando buscas “Drama Queen” o “Mujeres dramáticas” en Google lo primero que aparece además de algunas cuantas definiciones, son test para saber qué tan dramática eres o tips para dejar de serlo; una vez que le das click a la página, el contenido generalmente va dirigido a mujeres, ¿es acaso algo exclusivo de un género?, es como si pensáramos que un hombre se interesará por los deportes per serlo.


El prejuicio sobre la Drama Queen viene desde mucho tiempo atrás; nos hicieron pensar que el ser mujer es sinónimo de personalidad difícil de entender y todo lo “referente” a nuestro género sólo nos complica más la vida; el estar en mayor contacto con nuestras emociones y el efecto de los cambios en nuestro cuerpo que muchas veces tienen relación con el estado de ánimo también era (y aún es) motivo para perpetuar ideas y roles de género que nos estereotipan.


La Drama Queen, por supuesto que es conocida en lo laboral, sobre todo en industrias que continúan siendo mayoritariamente lideradas por hombres y la voz femenina aún no tiene suficiente eco.


Y ni qué decir de ser “dramática” en una relación afectiva y el miedo que se nos ha infundido para no ser “intensas”, “exageradas” o “berrinchudas” por expresar nuestras emociones, frustraciones, sinsabores y posturas que rompen con lo establecido, es por eso que para alimentar una relación sana, se necesita reforzar la base de la comunicación y la apertura para que ambas partes puedan expresarse de forma libre en un espacio seguro.


Entonces, ¿soy dramática por expresarme y no guardar mis sentimientos? No


Decir lo que pensamos, exigir lo que creemos que es justo y poder mostrarnos sin tapujos, se nos ha negado sistemáticamente a lo largo de muchos años, incluso siglos. Hemos crecido con el miedo a incomodar, e ir en contra de la norma para ajustar lo que pensamos y lo que queremos a nuestro entorno y no al revés, evitamos el drama porque eso no les gusta a los hombres, qué cansado sería estar con una mujer que alza la voz cuando algo no le gusta...


La punta del problema es no retar lo establecido, guardarnos todos nuestros sentimientos, emociones o simplemente lo que pensamos, a pesar de su descalificación o minimización por ser “dramáticas”.


En conclusión, di lo que sientes y piensas sin miedo al señalamiento, recuerda que expresarte libremente no te determina como alguien incómoda, recuerda que manifestar y exteriorizar tus opiniones y sentimientos no te vuelve una “Drama Queen”, te vuelve simplemente en una “Queen”.

COMPARTIR ESTA NOTA